Ausente

He estado ausente del blog porque he estado Ausente de las presencias. El otoño está incidiendo de más en las aristas de mi yo-en-el-mundo. Me siento como un árbol que va perdiendo su frondosidad hasta quedar frío y seco… que se ve fecundado por los rayos de un Sol mayestático que prepara la primavera.

El espejo del mundo se me presenta como un torrente de voces que escucho en todas partes. Se supone que el autoconocimiento tiene dos vertienes: una interna (espiritual y psicológica), y una externa (sensible y social). La externa se actualiza cuando accedemos al mundo de las cosas y de las personas. Pero este mundo es una matriz interminable de datos y de sensaciones. Me siento como un autista que no sabe -no encuentra- ni el orden ni la normalidad. Supongo que, como John Nash, algún día me plantaré frente a la realidad y encontraré lo que busco en esta sopa de letras.

Volveré, seguro que volveré a la Presencia. Pero la transición es dolorosa, así como es incómodo comprar unos zapatos nuevos. Al paso del tiempo, el zapato se adecua al pie como guante a la mano -por cierto, y contradiciendo lo que acabo de decir, anoto aquí que me compré unos Converse que me quedan apretados… y estoy seguro que nunca se adaptarán-. Mientras llega, iré a correr a Calzada, departiré con amigos, leeré literatura realista-estética y dormiré… sobre todo dormiré. E intentaré ser feliz y llevar una vida tranquila y pacífica.

Y me surge una duda: ¿cuándo escribo más, cuando me agobia la angustia o cuando me inunda la paz? No sé. Creo que lo que cambia no es la cantidad sino la cualidad de lo que escribo, aunque no necesariamente entendiendo por rango las categorías de ‘mejor’ o ‘peor’. Más bien me refiero al tenor de lo que escribo. Pienso en julio y agosto de este año. Ambos meses escribí muchísimo. Sin embargo, cualquier lector de mondoli tiene claro que el color de los textos julianos y augustos son esencialmente distintos.

This entry was posted in Uncategorized and tagged . Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

5 Comments

  1. Anonymous
    Posted 14/11/2009 at 8:41 pm | Permalink

    te cambio los converse hermano!

  2. Posted 15/11/2009 at 1:48 pm | Permalink

    Ahora tu vida será un eterno agosto……

  3. Posted 15/11/2009 at 9:24 pm | Permalink

    Mmm… no creo que sea así de fácil. El camino seguirá siendo un julio que se quiere convertir en agosto.

  4. Posted 17/11/2009 at 4:10 am | Permalink

    pero se llega en marzo.

  5. Anonymous
    Posted 17/11/2009 at 3:33 pm | Permalink

    Eterno agosto… resuenan esas palabras todavía en el eco del blog.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*
*

  • Historias de ayer

  • Índice

  • Log In