Keep it simple

Hace poco alguien me dijo que encontrar la felicidad -o al menos caminar por su camino- es algo sencillo de conseguir si uno sabe buscar bien. Y aquí está lo complicado: es muy fácil añadirle elementos artificiales a nuestra existencia que nos alejan de nuestro yo más puro y natural. Nos imponemos cadenas que nos esclavizan y nos deshumanizan.

Y no, ese no es el camino. La vida es sencilla. Tendemos a complicarnos cuando la sociedad se vuelve compleja y masiva. Nos enajena vivir entre tanto ruido, entre tantas imágenes, entre tanta información. Perdemos el sentido de la vida, y no me refiero necesariamente al sentido último, al sentido más trascendente de nuestras vidas sino al sentido del día-a-día.

Saber mirar y disfrutar un atardecer en la playa. Una gaviota. Un libro que hable del frío, de los abuelos y del corazón. Una persona desconocida que atiende en Paragraph (y que tiene dos perros). Dos insectos que nunca habías visto (y que le tienes que preguntar a Christy Jo Geraci sus nombres). Un cielo que huele a mar. La brisa húmeda que te envuelve. Andar en bici después de varios años de no hacerlo. Comer Chips Ahoy! Hablar de muchas cosas con un amigo. Tener paz y saber sonreír. Comprar un libro y luego regalarlo.

Uno de los principales agentes que al utilizarse en exceso causa alienación es, claramente, la televisión. Tres personas (tres amigos) tiradas frente a un sillón viendo la televisión por cuatro horas es algo envidiable: te ríes con tus amigos, te dejas llevar por Jack Bauer y por las explosiones. Pero sugiero no suceda MUY seguido, o que no suceda habitualmente.

A mí me pasa que me saturo rápidamente de ‘sensaciones’ y tengo que huir para mutear al mundo por un tiempo y reencontrarme con mí mismo. Si no, me mareo y me dan náuseas: siento que me alejo de mí mismo, del verdadero Andrés, y me siento algo inerte que sólo recibe información pero carece del tiempo para procesarla.

A mí me gusta dormir las películas, las conversaciones y las imágenes. En la serenidad de la noche todo reencuentra su lugar. Me ordeno y elimino lo innecesario. Ah, catarsis onírica… bienaventurada seas. En compañía de la almohada los conceptos se delínean y adquieren su verdadero volumen. Por eso nos levantamos con la mente en blanco. Pero es necesario dormirse en paz para despertarse en paz; si no, abrimos los ojos y descubrimos que no hemos descansado suficiente. Cuando apago la luz los problemas se vuelven invisibles y se esconden en la oscuridad. Entonces sólo queda rezar y esperar.

Otro tema importante en esta entrada: el pesimismo. Hay gente que BUSCA decididamente el lado malo/oscuro de todo. Encontramos un libro que tenía por título: 11,002 things to be miserable about. Con sólo abrir el libro uno está en peligro de contaminarse del pesimismo que desborda como miel podrida. He aquí la prueba de que sí existe:


El autor del libro explica que es una respuesta a 14,000 Things to be happy about, que vemos a continuación:

El pesimismo corroe. Los pesimistas se dicen realistas. Pero ser realista es un concepto distinto. Los pesimistas son pesimistas; la palabra se inventó para ellos. Al menos me conforta saber que el autor de 14,000 se esforzó un poco más que el de 11,002.

Keep it simple. Es básico saber buscar la felicidad en la sencillez, en la simplicidad. Buscarla y encontrarla en todas partes, en cada parpadeo, en cada bocanada de aire, en cada momento, en cada rostro…

Bueno, no es la entrada más ordenada de mondoli. He tenido poca creatividad últimamente.

Posdata. Hoy me comprometí con dos amigos a escribir una entrada sobre las passwords que nos han acompañado los últimos 10 años -al menos-. Espérenla mañana.

This entry was posted in Uncategorized and tagged . Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

6 Comments

  1. Posted 24/11/2009 at 4:28 pm | Permalink

    Andrés, es cierto!
    No me acordaba que estás en la Isla, disfrútalo :)
    Te mando un fuerte abrazo, siempre me dejas muy ¿reflexiva? creo que sí se dice así.
    ÁNIMO!

  2. Posted 24/11/2009 at 11:54 pm | Permalink

    Creo que dicen por ahí mas no estoy muy seguro que la miel no caduca, no se pudre. Creo que solo se cristaliza y descristaliza para tomar su forma primaria.
    Bueno este es el caso de la miel de abeja, tal vez no te referias a este tipo de miel.

    Un saludo muy amistoso!

  3. zorralla jimenez
    Posted 25/11/2009 at 4:50 pm | Permalink

    Hacia rato que no te leia. Me gustó. Tambien me dejas reflexiva, removida, remolida, remolacha.

    vamos a la playa

  4. Posted 25/11/2009 at 7:08 pm | Permalink

    Naka, buen apunte. La verdad es que me refería a cualquier miel, pero no tenía en mente que no se podía podrir. Ahora, no sé si tenemos la misma noción de ‘putrefacción’. Para mí algo se pudre cuando deja ser lo que es para convertirse en algo incomible…

  5. Posted 29/11/2009 at 3:24 am | Permalink

    Si, estoy totalmente de acuerdo, las cosas mas hermosas de la vida son gratis……hace poco escuché una frase que me gustó mucho: “no seamos tan pobres por dentro, que no tengamos nada que dar, porque cuando tengamos que dar, lo tendremos que comprar”…..pero aclaro…un pequeño regalo pensando en el ser amado, también es válido….

  6. Posted 29/11/2009 at 9:43 am | Permalink

    ao, recuerda consultar a armando lios sobre nuestras ignorancias campestres.

    una entrada desordenada es diferente y entretenida. me gusto.

    me gustaría hojear ambos libros, los tienes?

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*
*

  • Historias de ayer

  • Índice

  • Log In