El mundo puede ser doloroso

No importa si trabajas en CEMEX, el Gobierno Federal, en la empresa de tu papá o en un banco: el mundo puede ser doloroso. 

Y todos tenemos una forma de sacarle la vuelta y no enfrentarlo, no enfrentarlo de frente, con tu vulnerabilidad a la vista de todos. Es muy sencillo, y muchos lo hacemos a diario. El antídoto es:

Cada mañana, llega a tu oficina y asegúrate que lo primero que hagas es prender tu computadora y abrir el Chrome

El Chrome te dirá que tienes un inbox lleno, un Facebook home infinito con algunos íconos en rojo arriba a la derecha, un twitter line inacabable, prueba de que el mundo se interesa por ti. Prueba de que estás a salvo del olvido, que estás bien.

Ya te diste cuenta: es una falacia. Es un mundo virtual, un lugar donde encuentras fantasmas y poses e imágenes de representaciones, representaciones que no son carne y hueso.

Tengo muchos amigos. Pero mis amigos no son mis amigos por tenernos en Facebook, por seguirnos en Twitter, o por ponerle like a mis profile pictures. Mis amigos son los que disparan el gatillo, los que me sacan del mundo de la introversión en el que vivo (y en el que vive entre el 30%-50% de los seres humanos, de acuerdo a Susan Cain). Y eso cuesta (más a los introvertidos).

Esto es sólo el comienzo: salir no es suficiente. Si quieres de verdad estar a salvo, tienes que aceptar el riesgo de mostrar tu arte al mundo, la incertidumbre y la duda de que puedes estar equivocado. Tienes que hacer algo que valga la pena.

Cada cierto tiempo entro en una etapa de no voy a escribir porque no sé de qué escribir. Sé qué hay detrás: miedo. Y también sé que es ridículo. Pero siempre caigo. Es más fácil no escribir que hacerlo. Es más fácil esconderte detrás de un IP que crear y ceder el cuasi-monopolio de la opinión que tú y el mundo tienen sobre ti.

¿Qué vas a dejarle al mundo? ¿qué vas a hacer con lo que recibiste?

Me encanta este post de Seth Godin (te darás cuenta que este texto mío es un refrito suyo) porque la sugerencia es práctica y útil:

The first thing you do when you sit down at the computer

Let me guess: check the incoming. Check email or traffic stats or messages from your boss. Check the tweets you follow or the FB status of friends.

You’ve just surrendered not only a block of time but your freshest, best chance to start something new.

If you’re a tech company or a marketer, your goal is to be the first thing people do when they start their day. If you’re an artist, a leader or someone seeking to make a difference, the first thing you do should be to lay tracks to accomplish your goals, not to hear how others have reacted/responded/insisted to what happened yesterday.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

2 Comments

  1. Daniel Prieto
    Posted 05/05/2014 at 8:54 pm | Permalink

    Buen apunte mi estimado. Un saludo y sigue escribiendo compadre, a veces hace falta que alguien venga y nos recuerde ciertas cosas.

  2. Andrés Oliveros
    Posted 06/05/2014 at 12:22 am | Permalink

    Daniel, ¡gracias por pasar por aquí! Todos sabemos muchas cosas importantes, pero a veces lo que cargamos en el consciente es demasiado y se nos olvida jerarquizar.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*
*

  • Historias de ayer

  • Índice

  • Log In