5 razones por las cuáles es importante saber de dónde viene lo que comes

En los últimos 10 días, dos personas -Emilio y Manuel- me hicieron la misma observación:

-Tienes rasgos de personalidad obsesiva.

Más concretamente, Manuel me habló de un tipo de obsesión muy particular: la obsesión por la información.

-Yo necesito estar consumiendo información. Si no, me aburro.

Me identifiqué un poco. Con frecuencia me clavo en un tema más que lo que VEO que se clavan otras personas -igual y estoy equivocado-.

Por ejemplo.

La semana pasada un amigo me hizo una sugerencia: no te limites a escribir sobre temas de los que no tienes tantas ganas o no eres particularmente experto.

Le dije que aunque estaba de acuerdo, ya había hecho una promesa conmigo mismo y con ustedes de escribir sobre #comer, #correr y #escribir. La solución más bien era preparar mejor mis posts para dar la impresión de que siempre escribo a último momento o a regañadientes.

En realidad -y en retrospectiva-, esta solución sólo aplicaría para la categoría de #comer: no se me ha dificultado escribir sobre #escribir -tema del que hablo/escribo seguido- ni sobre #correr.

Entonces me propuse dedicarle más tiempo a mis posts de #comer. Y casi inmediatamente, me piqué con algunos temas. Estos temas me abrieron la cabeza -o al menos me picaron la curiosidad- y me sirvieron para definir líneas de trabajo: ¿sobre qué quiero escribir cuando escriba de #comer? ¿qué temas me parecen relevantes sobre #comer y que además estén relacionados al origen de este blog: cómo adquirir hábitos que me ayuden a estar más sano en cuerpo y espíritu?

Respuesta: la mayoría de mis posts sobre #comer girarán en torno al origen de los alimentos que ingiero ordinariamente. Preguntas que intentaré responder en mis posts sobre este tema:

  • ¿De dónde viene el pollo que compro en Soriana?
  • ¿De dónde viene la leche y el queso que compro?
  • ¿De dónde viene el café de las cápsulas de Nespresso?
  • ¿De dónde viene la ‘carne’ que aparece en las hamburguesas con las que me topo regularmente?
  • ¿De dónde viene el agua que me tomo?
  • ¿De dónde sale la harina con la que cocino mi pan?
  • ¿Cómo salen los pepinos? (adelanto respuesta: va foto de un pepino que Vivi cosechó ayer del porche de nuestra casa)

IMG_0230

¿Por qué es importante saber todo esto? Se me ocurren -al menos- cinco razones:

  1. Porque -según dicen muchos documentales de Netflix- CREO que abunda en la industria de alimentos prácticas no sustentables que de seguir causarán muchos problemas a mediano y largo plazo en nuestro planeta.
  2. Porque somos lo que comemos. Y no quiero ser scraps de pollo, ni almidones, ni sodio, ni rojo 6, ni proteínas creadas en laboratorios.
  3. Porque los seres vivos -animales y plantas- tienen una dignidad, y no me queda claro que la estemos respetando.
  4. Porque hay una desigualdad de riqueza terrible en todas partes y CREO que muchos pasan hambre mientras otros tiramos a la basura toneladas y toneladas de comida.
  5. Porque la comida preparada con ingredientes SANOS y SALUDABLES y NATURALES sabe mejor.

Y una más: porque ya me obsesioné con el tema.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

2 Comments

  1. adriana
    Posted 13/07/2015 at 4:07 am | Permalink

    Likeit! Si no has visto Food Matters en nexflix esta bueno!

  2. Vlas
    Posted 28/07/2017 at 4:36 am | Permalink

    Que tipo de problemas de mediano o largo plazo causaran en nuestro planeta?

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*
*

  • Historias de ayer

  • Índice

  • Log In