3 conversaciones

Nunca he tenido problema para stalkear gente. El Diablo Fernández, Salvador Alva, Alejandro Rodríguez Michelsen, Vivi (mi ahora esposa) y muchos otros han sido víctimas de mi stalkeo. Mi suegro es igual. Le llama los veinte segundos de vergüenza.

Básicamente consiste en: ver a alguien que quieres conocer en la calle, abordarlo, decirle no me conoces pero ______.

Te puede ir mal –ah ok bye- o bien –claro, aquí está mi correo y teléfono-. Casi siempre me ha ido bien.

En los últimos meses he stalkeado gente del mundo culinario. Stalkeé a Xavi Pérez Stone de Axiote, a Rodrigo Rivera Río de Koli y hace un par de semanas a Alex de BreAd. Todos me han tratado bien. De Axiote saqué la idea de República de la Sierra Madre, de Rodrigo salió el primer artículo y de Alex han salido muy buenas ideas sobre candidatos a buscar.

Derivado de ese hábito, esta semana pasada tuve muy interesantes sobre el futuro de República de la Sierra Madre.

Lalo Plascencia

El miércoles pasado me vi con Lalo. Lalo es chef y uno de los únicos investigadores gastronómicos mexicanos. Es el J. Kenji López-Alt mexicano en el sentido de que su pasión es descubrir, por ejemplo, qué es lo que hace -químicamente- que un caldo sepa a amor de mamá. A Lalo lo stalkeé por Facebook hace un par de meses y me invitó a principios de abril a una sesión de su Centro de Innovación Gastronómica donde Gaby Ruiz (Gourmet Mx), Lalo y los del CIG disectaron un Verde, un plato tabasqueño.

Este miércoles pasado nos reunimos en una terraza cerca del sombreado de la UDEM para seguir una conversación que empezamos sobre nuestros propósitos y objetivos culinarios. Lalo tiene mil proyectos andando y está haciendo por la cocina mexicana algo que pocos están haciendo: trabaja para codificarla, preservarla y divulgarla dentro y fuera del país. Platicar con él me disparó la curiosidad sobre la ciencia detrás de la cocina.

Alex Reyes

El domingo fui a desayunar BreAd con Vivi y Gabriel. Ahí andaba Alex. Lo volví a stalkear para saludarlo y hacerle algunas preguntas. Alex se sentó y me compartió mucho de lo que sabe sobre cerveza artesanal e independiente (y la diferencia entre ambas) local y el panorama de ésta en otras partes del mundo. Luego me pasó algunos nombres de sujetos sobre los cuales valdría la pena hablar en República de la Sierra Madre, incluyendo el de Rodrigo -de Mi Pueblo Mágico-, el de un cervecero y el de un chocolatero.

Rodrigo Somohano y Chuy Elizondo

Rodrigo, un hermano suyo y su Papá empezaron Mi Pueblo Mágico hace 4 años. Ayer nos vimos en el Taller Vegánico para que me contara algo de su historia. Su objetivo es, en sus palabras,

-Hacer por los chefs algo que ellos no pueden porque no tienen tiempo: buscar los mejores quesos y mantequillas mexicanas. Lo que quiero es promover la gastronomía mexicana y lo hago resolviéndole este problema a los chefs de la ciudad.

Mientras me contaba cómo nació el proyecto apareció Chuy Elizondo, el de Almacén 42, que nos contó qué tal se puso el aniversario del Cien28 –hint: se la pasaron chingón-. Le platiqué a Chuy sobre República de la Sierra Madre y me dijo:

-Necesitamos promover a los que cocinan y preparan alimentos con cariños, como éstos de Taller Vegánico. Nunca seré vegano, pero todo lo que cocinan aquí lo hacen con cariño y en el fondo buscan alimentarte. El problema con la industria alimenticia de la región es que todo lo que hacen tiene como principio y fin el dinero. El proyecto está chingón, suerte.

Aprendí muchísimo en estas 3 conversaciones y llegué a una conclusión -junto con Mario-: hay gente -chefs, productores, conectores como Rodrigo- haciendo cosas interesantísimas aquí en la región.

Si nos ponemos a trabajar todos juntos podemos lograr que, como dice Malcolm Gladwell en The Tipping Pointthe system tips (se derrame el vaso, o se caiga el sistema, o algo así, no sé cómo traducirlo: la idea es que de ser algo de pocos se convierta en algo masivo). Si todos nos ponemos a trabajar para mejorar la cocina y productos del noreste, para formar una identidad de la región y para promoverla nacional e internacionalmente podremos lograr cosas mucho más grandes que las que ya estamos logrando.

En Perú, la gastronomía aporta el 10% del Producto Interno Bruto. En México es del 3.5%.

Hay mucho por hacer, y más en nuestra región.

This entry was posted in comer and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

5 Comments

  1. Posted 11/05/2016 at 3:20 am | Permalink

    Queremos ser parte :)

  2. Posted 11/05/2016 at 4:22 am | Permalink

    Felicidades, Andrés.
    Esto es el comienzo de algo grande y con mucha proyección.
    Toda la buena onda siempre :)

  3. Andrés Oliveros
    Posted 11/05/2016 at 1:22 pm | Permalink

    ¡Gracias Cecy! Ya había agendado stalkearte a ti por cierto haha.

    Y María Pimienta: sí son!

  4. Rubén Prieto
    Posted 12/05/2016 at 4:29 pm | Permalink

    Andrés, muy buen proyecto y excelente post!

    Me quedan unas preguntas de la última parte, ¿me ayudas a aclararlas?:

    De manera general, ¿qué quieres decir con lo del PIB? No entiendo del todo el mensaje final.
    ¿Por qué crees que tenemos que estar en el 10% de aportación al PIB como benchmark? ¿En qué beneficia? ¿cuánto aporta la gastronomía (no sé que incluyas en la medición) al PIB en un país de primer mundo? ¿es válida la comparación? etc..

  5. Andrés Oliveros
    Posted 13/05/2016 at 12:48 pm | Permalink

    Rubén, gracias por pasar por aquí!!

    Sobre el PIB: muy buenas preguntas. Sólo sé que antes de Gastón Acurio, la gastronomía aportaba mucho menos del 10% al PIB de Perú, y desde que él y otros se propusieron promover la cocina peruana a nivel nacional e internacional el número aumentó.

    La pregunta es: ¿esto es beneficioso para un país? Con muy poco conocimiento de causa diría: sí, porque quiere decir que la gente está comiendo mejor (más rico y más sustentable), más personas se están dedicando a esto, y se está reforzando una identidad culinaria nacional.

    ¿Cómo se mide esto o cuál es el beneficio de esto? Buena pregunta que algún economista debería ayudarnos a contestar.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*
*

  • Índice

  • Historias de ayer

  • Log In